martes, 8 de marzo de 2011

Cine de animación: Stop Motion. Coraline

Mover marionetas sin cuerdas 
Amy Adamy (Dpto. de animación)

La técnica de animación a “imagen parada”, stop motion, paso de manivela o cuadro por cuadro, consiste en simular el movimiento de objetos estáticos por medio de la sucesión de una serie de imágenes fijas. Los animadores manipulan fotograma a fotograma los objetos (personajes, decorados, atrezzo,…) en una plataforma de trabajo y se registra en una cámara. Cuando se proyectan la gran cantidad de imágenes sucesivas –miles y miles– surge el movimiento de los modelos. “Cada toma es una acrobacia”, dice el encargado de animación Travis Knight.  
El rodaje de una película con stop-motion tiene su similitud con la convencional ya que hay que diseñar los figurines y escenario, realizar el storyboard, preparar el decorado, a los actores/personajes, maquillarlos, peinarlos, iluminarlos, dirigirlos,…  
Es un proceso largo pues todo debe diseñarse y fabricarse antes. Como dato, en la película de Coraline fue necesario una semana de trabajo de 300 personas en 52 platós para conseguir 74 segundos de película.  
Hay muchas modalidades atendiendo al material de los personajes y atrezzo.  
Además, en el caso de Coraline, se usó una cámara 3D, que registra dos fotos por cada fotograma, una para el ojo derecho y otra para el izquierdo, importante para conseguir un efecto más real y tridimensional. 
Además hay que añadir la intervención digital: Coraline es una animación que se grabó con cámaras digitales y se almacenó cada fotograma en un ordenador, de manera que los animadores podían ver cada fotografía y corregirla si era necesario (diferencia con las películas antiguas de stop-motion). También se usó el ordenador para obtener el diseño tangible superior e inferior de la cara y crear las cabezas intercambiables iniciadas con un diseño bidimensional por un dibujante. La línea entre las dos partes de las caras también se eliminaban por ordenador… 
Henry Selick descartó la estética de Dave McKean y se decantó por los estilos de Tadahiro Uesugi (Japón) y el ilustrador Michel Breton (Estados Unidos).  
Chris Butler, supervisor del storyboard, se encargó de guiar a los grafistas en cada escena de la película. El storyboard se realizó con monitores LCD Cintiq, de Wacom, sobre los que se aplica un lápiz interactivo directamente a la pantalla.

Coraline. Stop-motion 1


Coraline. Doll Hair

  
Coraline - The Biggest Smallest Movie



The Making of Coraline - It's Alive



Henry Serlick habla sobre Los mundos de Coraline en 3D




Susana Covarsí, Rafaela Díaz
y José Vidal Lucía